Reseñas

El Hombre Menguante (Reseña)

Reseña de El Hombre Menguante, de Richard Matheson

 

El Hombre Menguante comic

Seguro que muchas de las personas que estén leyendo esta reseña tendrán grabada en su memoria una imagen muy particular: la de un hombre de tamaño milimétrico, armado con un alfiler y enfrentándose a una araña. Todo esto en blanco y negro.

Se trata de un fotograma de la película El Increíble Hombre Menguante (1957), basada en el libro El Hombre menguante, de Richard Matheson que es el mismo que adapta este cómic.

A modo de capítulos, y continuos saltos entre el presente y el pasado se narra este cómic. En el presente, el protagonista, Scott Carey está reducido a un tamaño diminuto, encerrado en el sótano de su propia casa y enfrentándose a la vez con una araña y con los últimos días de su vida.

hombre-menguante-mark torres

Mediante los flashbacks, nos enteramos de como Scott ha llegado a una situación. Debido a una serie de accidentes químicos y radioactivos, ha comenzado a menguar,  a razón de 3 mm al día.

Como si de una enfermedad incurable se tratara, el protagonista debe enfrentarse a toda una serie de situaciones que sirven al autor para denunciar la situación que se vivía en los EEUU en los años 50. Cómo convivir con su familia, como seguir “sintiéndose un hombre”, las eternas pruebas sin respuesta, el miedo a lo desconocido… Incluso el sexo se trata de una manera bastante abierta para la época en dos pasajes concretos, cuando un conductor trata de abusar de él porque cree que es un niño de 12 años, y cuando encuentra la satisfacción que su mujer no le puede dar en las manos de una enana de circo.

el hombre menguante mark torres

Una novela / cómic interesante por los temas que trata y como los trata, pues por encima flotan grandes cuestiones que preocupan al hombre, como la felicidad, el destino, el sexo…

Hablando del cómic propiamente dicho, el guión lo adapta de manera brillante Ted Adams (Resident Evil) y los dibujos corren a cago de Mark Torres (Judge Dredd) que captan bien la época y el drama que vive el protagonista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *